Un juez vinculó a proceso a cuatro personas que comparecieron ante un juez de control en el reclusorio Norte, por su por su presunta relación con el ataque contra el periodista Ciro Gómez Leyva, ocurrido el 15 de diciembre afuera de su domicilio, ubicado en la colonia Florida, alcaldía Álvaro Obregón.

En una primera audiencia, Israel «N» y Cintia «N» fueron procesados por delitos contra la salud, en su modalidad de narcomenudeo.

Más tarde, en otra audiencia que se llevó a cabo en el mismo reclusorio, un juez dictó auto de vinculación a proceso contra Erick Hazael “N” y Junnuen Alveli “N”, por delitos contra la salud en su modalidad de narcomenudeo. En tanto, se declinó competencia a la federación por el ilícito de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

El impartidor de justicia les impuso prisión preventiva, y fijó un plazo de dos meses para el cierre de la investigación complementaria.

La situación jurídica de otros cuatro detenidos, Pool Pedro “N”, quien encabeza el grupo criminal, su pareja sentimental Daniela “N”, Aniceto “N” y Sergio David “N”, se resolverá en las próximas horas.

La semana pasada, tres de los 12 detenidos por el ataque contra el periodista fueron vinculados a proceso. Se trata de Juan Antonio “N” y Elizabeth Mireya “N” y Tania Jaqueline “N”.

Ellos fueron procesados por la posible comisión de los delitos de posesión de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea y contra la salud en su modalidad de narcomenudeo, hipótesis de posesión con fines de comercio, así como cohecho. El juez les dictó prisión preventiva.

A Héctor «N», Bart, ubicado como la persona que disparó contra el periodista, el juzgador impuso como medida cautelar la prisión preventiva, señalándole como continuación de audiencia intermedia en abril.

La detención de las primeras 11 personas se concretó con base en 12 cateos realizados por personal de la Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJ) y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

En los cateos fueron aseguradas siete armas cortas, un cilindro silenciador, cuatro armas largas de origen estadunidense, dos granadas de fragmentación y más de 150 cartuchos útiles.

También les decomisaron más de mil dosis de droga, cuatro básculas grameras, cuatro vehículos -uno e ellos blindado-, cinco motocicletas y diversos equipos de comunicación, así como un lobo.

Con información de Milenio