Con un nivel de conservación nunca antes visto, los científicos estudian el hallazgo de un dinosaurio aparentemente “momificado” que fue encontrado en 1999 en Dakota del Norte, pero de que hace poco se volvió a reanudar su investigación.

Se trata de un fósil de Edmontosaurus, un dinosaurio con pico de pato que vivió hace aproximadamente 67 millones de años, pero lo que lo hace excepcional es lo bien conservado que está, y es que este espécimen aún conserva la piel, que ya se ha convertido en roca después de tantos millones de años, y gracias a la cual es posible conocer cómo era su aspecto externo.

Paleontólogos retomaron la investigación del espécimen en 2018, y fue entonces cuando se percataron de que había sido mordido por al menos dos carnívoros, lo cual indicó que tiro la creencia de que, para que un cuerpo se conserve debe ser enterrado rápidamente.

También descubrieron que el dinosaurio momificado, permaneció expuesto a la intemperie y a los carroñeros, por lo que descubrir como ocurrió este proceso comenzó a ser un gran cuestionamiento.

Así, los científicos explicaron que los orificios generados por las mordidas de los carroñeros permitieron que los gases, fluidos y microbios salieran del cuerpo antes de que lo descompusieran por completo.

De esta forma, la piel del animal pudo desecarse antes de ser enterrada e iniciar el proceso de fosilización que le permitió llegar en un estado de conservación inédito hasta la actualidad.

Con información de Excelsior