Aplicación de la vacuna contra influenza al personal de salud supera 100%

62
puntos de vista

 

  • El avance en el cumplimiento de la meta en personas que tienen diabetes, hipertensión o padecimientos cardiopulmonares es de 37 por ciento
  • El próximo 9 de noviembre entra en vigor el Semáforo de Riesgo Epidémico que estará vigente hasta el 22 de noviembre
  • El Indre concluyó el proceso de evaluación de dos pruebas antigénicas para la detección de casos de COVID-19

A un mes de que inició la campaña de vacunación contra influenza en nuestro país, se rebasó la meta programada en el personal de salud, al registrarse 103 por ciento en la aplicación del biológico en este grupo de profesionales, afirmó el director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, durante el informe diario sobre coronavirus, que encabezó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

En Palacio Nacional, Alomía Zegarra detalló que, respecto a la aplicación de la vacuna en la población general, se tiene un avance de 37 por ciento en personas con diabetes, hipertensión o padecimientos cardiopulmonares, entre otros. También se tiene una cobertura de 35 por ciento en mujeres embarazadas, 30 por ciento en personas mayores de 60 años, 23 por ciento en niñas y niños menores de cinco años y de 31 por ciento en otros grupos.

Tlaxcala, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Colima y Guanajuato registran avance de 39 por ciento o más en la aplicación de la vacuna contra influenza.

Alomía Zegarra puntualizó que en México la vacuna es gratuita en cualquier unidad médica del sector público de salud, por lo que cualquier irregularidad debe ser denunciada.

Invitó a quienes padecen factores de riesgo a que acudan a la unidad de salud para que les apliquen la vacuna que tiene por nombre VAXIGRIP. Aclaró que la protección de la vacuna comienza a surtir efecto 15 días después de su aplicación, por lo que deben acudir lo antes posible para evitar complicaciones de salud en caso de que se contagien de influenza.

Durante la conferencia de prensa diaria desde Palacio Nacional, el director general de Epidemiología dijo que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), concluyó la evaluación de dos pruebas antigénicas para la detección de casos de COVID-19, una de ellas es Sofia SARS Antigen FIA, y la otra, estuche Panbio COVID19 Ag Rapid Test Device.

Ambas pruebas cumplen los niveles de sensibilidad y especificidad recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo cual son útiles en la confirmación de casos COVID-19.

Las pruebas antigénicas se deben aplicar durante los primeros siete días de síntomas para obtener el resultado adecuado. No son útiles en personas que no tienen síntomas, ya que pueden dar un falso positivo o un falso negativo.

Reiteró que la prueba PCR –Reacción en Cadena de la Polimerasa- es la más recomendada para la confirmación de casos de coronavirus en personas con o sin síntomas por su alta sensibilidad y especificidad.

Al referirse al Semáforo de Riesgo Epidémico, que entra en vigor el lunes 9 y estará vigente hasta el 22 de noviembre, Alomía Zegarra informó que dos entidades estarán en rojo -nivel de riesgo máximo-; 18 en naranja -nivel alto-; 11 en amarillo, riesgo medio, y una en verde, riesgo bajo o moderado.

Sobre este tema, el director general de Epidemiología precisó que independientemente del color del semáforo, las personas deben mantener las medidas de seguridad sanitaria: lavado frecuente de manos, sana distancia, uso de pañuelo desechable al estornudar y uso correcto del cubrebocas.

Alomía Zegarra también presentó la situación actual de la pandemia en el continente americano y el Informe Técnico Diario sobre COVID-19, que se puede consultar en la página electrónica: https://coronavirus.gob.mx/

Durante la conferencia vespertina, el subsecretario López-Gatell Ramírez habló sobre las vacunas contra COVID-19 que están en proceso de desarrollo. Indicó que es indispensable que “los gobiernos que trabajamos sobre la posible compra de esas vacunas seamos rigurosos y no permitamos que ninguna presión pueda llevar a una población anticipada o no rigurosa de vacunas que no hayan demostrado ser seguras y eficaces”.