Por falta de pago, permanecen cerradas casetas de inspección zoosanitaria

0
119
puntos de vista
Continua el cerco sanitario
  • Suspenden tambien acciones de vigilancia en rastros 

Desde el pasado martes 25 de julio, las casetas de inspección zoosanitaria de la entidad permanecen cerradas toda vez que a los inspectores que laboran en ellas no se les pagan sus sueldos desde el pasado mes de marzo sin que hasta el momento el Comité Estatal para el Fomento y Protección Pecuaria o bien la SEDARH les indique con claridad por que no se cuenta con el recurso para pagar los salarios.

Trabajadores de casetas de inspección zoosanitaria denunciaron ante éste medio, que desde el año pasado comenzaron a retrasarles sus pagos ya que fue en el mes de enero del presente año, cuando les pagaron los meses de noviembre y diciembre del 2018 mientras que desde el mes de marzo del presente año no han recibido sus salarios.

Ante tal situación el Comité Estatal para el Fomento y Protección Pecuaria solo se ha limitado a informar a los inspectores que la falta de pago a sus salarios se debe a que no se cuenta con el recurso toda vez que la SEDARH no ha bajado al estado los recursos aunque también hay quienes temen que sea el estado quien no este liberando el recurso.

Cabe destacar que la situación es grave no solo por la falta de pago de los inspectores, sino por el impacto que tiene para los potosinos toda vez que éstos puntos de revisión supervisan que el ganado cuente con una gía tránsito para evitar el abiegato, así como que el mismo no se encuentre enfermo de tuberculosis o alguna otra enfermedad; en los rastros, los inspectores supervisan que el ganado que va a terminar en las carnicerías no se encuentre enfermo o bien que no haya sido engordado con clembuterol.

Aunado a lo anterior y de continuar con éste tipo de anomalías por la falta de presupuesto, se pone en riesgo la acreditación otorgada a los ganaderos potosinos por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos en materia de tuberculosis bovina por lo que finalmente los afectados confiaron en que la situación se pueda resolver lo más pronto posible pues no solo se trata del sustento de sus familias sino de la salud de los potosinos.